Santos Antonios y San Cristobal, de Iurreta

Descripción

La Ermita

 Sobre un claro del bosque, en la vertiente sur-oeste del macizo del Oiz, rodeada de hayas, robles y diferentes pináceas, se asienta una vetusta ermita. En la actualidad parece abandonada, aunque según nos informan, ha sido adquirida por un particular que pretende devolverla a  mejores tiempos y por ello en  primer término se propone buscar ayudas para acometer la obra del tejado para evitar más deterioros.

La controvertida Advocación.

Es cierto que muchas han sido las discusiones sobre la genuina advocación de la ermita, si bien nos inclinamos a pensar que como en muchos otros sitios, una se sucede a la otra y a medida que se van añadiendo imágenes al interior de la ermita se añaden advocaciones.

Si miramos en la página web del ayuntamiento de Iurreta nos encontraremos con el nombre de Santos Antonios.

En cambio Gurutzi Arregi en su trilogía de las Ermitas de Bizkaia (Volumen III, pág. 173) la define como San Antonio de Gaztañaza, refleja que su advocación es San Antonio de Padua y menciona que antiguamente era conocida como San Cristóbal, utilizando este nombre incluso para definir al monte.

La ermita es de planta rectangular de algo más de 14×8 metros.

En el lado del evangelio adosada a la ermita, estuvo la casa del ermitaño y la sacristía. Tiene espadaña con vano en arco de medio punto para dar cabida a la campana, y está rematada por cruz de piedra con dos acróteras (pedestales sobre los que se colocan esculturas, figuras o adornos) esféricas.

En la actualidad la ermita se encuentra vacía.

Desaparecieron las imágenes de San Antonio de Padua, San Antonio Abad, Santa Eufemia y S. Juan Bautista, así como un cuadro de San Cristóbal y por supuesto todo su mobiliario.

El tejado a cuatro aguas todavía se mantiene soportado por tres cerchas y se prolonga en sus vertientes oriental y meridional dando cuerpo a unos acogedores pórticos.

 

En las cercanías se encontró un enterramiento con un sepulcro trapezoidal de piedra arenisca de más de 1,80.

Parece que hacia 1985, la ermita fue reconstruida sobre las ruinas de un anterior edificio. Pero ahora, después de más de treinta años, la situación vuelve a ser preocupante de nuevo.

En otros tiempos la ermita tuvo bastante predicamento y actividad, con numerosos actos y misas por San Antonio y por San Cristóbal y fiestas en diferentes fechas en las que el ayuntamiento obsequiaba con un pellejo de vino a los participantes. Como en tantos otros lugares también aquí se realizaban rogativas en los días anteriores a la Ascensión en procesiones que partían desde la parroquia de S. Miguel Arcángel y hasta parece que tuvo ermitaños y que  pudo ser utilizado como hospital de peregrinos.

El monte Azkorra o San Cristobal

Azkorra se alinea con las cumbres de Gallanda, Arakaldo, Añao y que se desprenden de la zona somital del Oiz hacia SW Jandolamendi hasta la cuenca del Ibaizabal.

Uno de los accesos hacia Azkorra pueden partir de Goiuria, tomando el asfalto de la carretera que se dirige a Garai, llegar al km. 32 junto a casa Sarasate y tomar una pista a la izquierda que nos acerca al objetivo rodeando la cima y alcanzándola por el W. en un paseo de 35 minutos.

También es posible su acceso desde Orobio en 40 minutos aprx. O desde el barrio de Gaztañatza en 15 minutos.  Merece la pena el sencillo paseo para visitar este barrio con el hermoso caserío de Gaztañatzatorrre, citado por Iturriza o el Hórreo de Ertziña del siglo XVI, declarado como Patrimonio histórico.

Si queréis daros un buen paseo por la zona y visitar varias ermitas más, ésta que os proponemos aquí es una buena ruta

Gracias a Juan Larreategi, Felix Carmelo Perez y Pedro Otaola por sus fotos y a Norberto Martinez por las fotos y su texto.

Marcos García 

Posdata de hoy dia 13 de Junio de 2020.

Me informa esta misma tarde nuestro compañero Norberto Martinez, que se ha dado una vuelta por la ermita esta misma mañana, que ha conseguido saber que las imágenes que antiguamente estaban en la ermita fueron puestas a buen recaudo en un caserío del siglo XVIII que hay por la zona, para evitar su pérdida.

También resalta el lamentable estado del tejado de la ermita y  de la casa del ermitaño  que presenta varios agujeros y asoma su estado ruinoso por varios sitios.

Si nadie lo remedia el futuro de la ermita no es nada halagüeño. Por cierto, parece que vuelve a estar en venta.

Ver Mapa