Ermita de San Bernabé, Erletxes.Galdakao

Description

Aprovechando unas publicaciones de sus redes sociales y al parecerme muy interesantes, recojo toda la sabiduría de nuestro compañero y amigo Eduardo Madina Etxebarria, y os voy a presentar hoy con su autorización y consentimiento, unas ideas que a más de uno va a sorprender.

Adelanto que tanto los textos como las fotos son suyas y por aquello de <al Cesar lo que es del Cesar>, en este caso <A Eduardo lo que es de Eduardo>. Gracias amigo

El once de junio la iglesia tiene en su santoral a San Bernabé y aprovechando la fecha voy a daros un poco de chapa sobre el santo en cuestión, y lo que fue San Bernabé en nuestro patrimonio.

El nombre original de nuestro santo fue José, pero los apóstoles le cambiaron por el de Bernabé, que significa “Hijo de la Exhortación”, aunque según San Lucas significa “el esforzado, el que anima y entusiasma”

No se encuentra entre los 12 apóstoles elegidos por Jesucristo, pero se le considera como uno de los 70 discípulos mencionados en el Evangelio.

Ahora bien, los primeros Padres de la iglesia le mencionan como apóstol, al igual que San Lucas, por la misión especial que le confió el Espíritu Santo.

Fue lapidado y quemado vivo por los judíos, en Salamina, hacia el año 63.   Su cuerpo fue hallado en el año 458 d.C. llevando en el pecho el Evangelio de San Mateo, que junto con las piedras de su lapidación constituyen los atributos de su iconografía.

En la imagen suya que se conserva en la ermita de Erletxes, se le ve con el Evangelio en sus manos y una rama de palma, con la que se distingue a los mártires.

Imagen de San Bernabé ostentando, en una de sus manos, una rama de palma, como mártir que fue, y en la otra mano el Evangelio, que junto a las piedras de su lapidación son sus atributos que le distinguen de otros santos.

 

En Galdakao tenemos la ermita de San Bernabé junto al cruce de Erletxes.

Pero esta ermita no estaba en el lugar que ahora se encuentra, su lugar de erección primitivo fue en el punto llamado Gumuziozar”, que está cercano a la cumbre del monte Arrizurigane en el límite con Zornoza.

Uno de los caminos de acceso era desde Kortederra y desde tiempos antiguos ese camino se llamaba “Procesinobide” lo que induce a pensar que era una ermita a la que se le tenía mucha devoción.

Feligresas sentadas, con su correspondiente misal, junto a la pila de agua bendita o aguabenditera, en la entrada a la ermita San Bernabé, en Erletxes, imagen extraída de la revista “Novedades” del 11de agosto de 1912

Al encontrarse en pleno monte, solitaria y apartada de las viviendas, sufrió innumerables actos de profanación y vandalismo, por lo que a comienzos del siglo XVIII se decidió edificar una nueva ermita y trasladar su culto al lugar que ahora ocupa, junto al cruce de Erletxes, donde los Aguirre que a la sazón eran señores de la torre de Gumuzio, donaron el terreno.

La primera referencia que he localizado se encuentra en el testamento del bachiller <Martin Sáez de Isasi y Bedia>, señor de la casa torre y solar de Isasi Echabarria, y las torres de Zabala y Urreta, en Galdakao, datado el  30-06-1514, donde dice:

 “Yten, declaro que yo e doña María Sáenz de Basaurbe, mi muger, somos en cargo e en deuda a la hermita de San Bernabé de Gomuçioçar de çinco mill maravedis, por ende mando que sean pagados de bienes comunes de mi e d´ella.”

En los libros de fábrica y papeles varios de la iglesia Andra Mari de Elexalde, se encuentran muchas referencias del siglo XVII y XVIII dando cuenta de los destrozos que continuamente se hacían en ella, bien rompiendo la puerta o quitando algunas tejas para por allí entrar al interior, donde hacían fuegos y con los tizones pintaban las paredes y todo lo demás que pillaban.

Conviene tener en cuenta que por estos años los llamados montes de Gumuzio que abarcaban desde Erletxes hasta Kortederra, limite con Zornoza, por un lado, y hasta Artola, limite con Larrabetzu, por el otro eran montes muy cerrados, donde abundaron los bandidos quienes aprovechando la espesura de estos montes asaltaban a los carreteros que pasaban por el antiguo “Camino Real”, que era el mismo por donde hoy pasa la carretera N-634 y el otro la N-637 respectivamente.

Fue tan peligrosa esta zona que cuando los franceses ocuparon Bilbao, en agosto de 1808 hasta su huida en 1813, mandaron talar todos los árboles que se encontraban en Gumuzio, hasta distancia de un tiro de escopeta del camino real.

Ermita San Bernabé con las casas adosadas, esta fotografía se encuentra en fototeca de la Diputación de Gipuzkoa, Fondo de Indalecio Ojanguren, no está datada, pero parece corresponder a mediados de los años 60

Los restos que quedaban de la ermita, aunque escasos, restos de las paredes, con poca altura, y algunos montones de piedras, fueron testigos de su presencia hasta hará cosa de 15 años, cuando la pala de una excavadora los derribó, y remato la fechoría expandiendo sus restos y cubriéndolos con tierra para plantar eucaliptus.

Teniendo en cuenta que ni el ayuntamiento de Galdakao, la diputación, ni el Gobierno Vasco la tenían protegida, pues aquí no ha pasado nada, todos felices, esta es la realidad.

Este ataque directo a la cultura e historia de nuestro pueblo nos ocasiona una gran tristeza que se multiplica cuando se da el caso que los propietarios del terreno si sabían lo que arrasaban; pero no miremos a otro lado ni señalemos con el dedo, para saber quién más  o quién menos, que todos tenemos algo de culpa por no hacer nada para protegerla, lo que me recuerda a la torre de Isasi goikoa, en Lekubaso, que se está cayendo poco a poco.

Y ahora os cuento una curiosidad.

En mi opinión, las dovelas de las puertas de acceso a la antigua ermita de San Bernabé, con escudos labrados, se encuentran integrados en la pared de un añadido que tiene el caserío de Gumuzio bekoa, en terrenos de Zornoza, que como se refleja en el libro “Escudos de Vizcaya”, escrito por Javier de Ybarra y Bergé a mediados de los años 60, su propietario  José María Orue, explicó bien como estos escudos pertenecían a una antigua ermita que, como tengo dicho mi opinión es que fueron transportados desde la cercana ermita de San Bernabé, por entonces abandonada, al añadido de su caserío, donde según me comentaron, los que allí vivieron, se construyó un oratorio.

Es más, son bastante parecidos al escudo de la ermita de San Pedro de Boroa, en Zornotza, pero también añado, antes lo desconocía,  que lo son al escudo que se encuentra en la ermita de San Antonio (San Antonio es desde el siglo XIX, antes se veneraba y llamaba de Santiago), en el barrio de Dudea, en Euba, la cual visitamos el año pasado en una excursión de BEL por algunas ermitas de Zornotza, donde, por su parecido, puse especial atención al escudo de la dovela clave de la puerta lateral, que entiendo en su momento fue la puerta principal, tiene gran similitud en el estilo y alguna de sus imágenes son similares en ambos. Ahí queda por si alguien quiere seguir estudiando.

Ver Mapa