Foto del archivo del ABC. Obtenida de la revista BEGITU de Arratia.

En el aniversario de este hecho de hace 100 años aprovechamos para explicaros cómo la etnografía recoge el suceder diario de la sociedad.

Atendamos las explicaciones que nos da Juan Manuel Etxebarria Ayesta.

HISTORIA DEL HALLAZGO DE ESTE ROMANCE IMPRESO

En uno de mis viajes en busca de mitos y leyendas, fui a la casa de Damiana Etxebarria del barrio Bertzuten de Zeberio. Al terminar la fructífera entrevista le pregunté si tenía algún papel impreso de bertsos “bertso-papelak”, y me dijo que su hermana guardaba en una cajita papeles sueltos con bertsos impresos y me los regaló. Algunos “bertso-papelak” estaban en euskera, otros en euskera y castellano y unos pocos solo en castellano, como es el caso de este romance.

PUBLICACIÓN EN AUSPOA-EUSKALTZAINDIA

El año 1999, el jesuita Antonio Zabala, autor entre otras, de la colección de más de 300 libros de bertsos de bertsolaris populares, me propuso publicar estos “bertso-papelak” junto a las canciones recopiladas por mí en Zeberio.

Y así lo hicimos bajo el título de ZEBERIOKO KANTAK, es el libro Nº 259, en la editorial AUSPOA y posteriormente Eukaltzaindía lo colgó en la red en PDF junto a los 300 tomos.

Ruinas del antiguo puente bajo la actual pasarela

Introducción:

En este romance se narra la triste historia del accidente que tuvo lugar en el puente de Zubieta de Lemona (actualmente en ruinas),

Salió de Arrigorriaga un autocamión lleno de peregrinos a Urkiola el 13 de junio de 1920, festividad de San Antonio de Padua, y al pasar el puente de Zubieta de Lemona cayó al río Ibaizabal, hubo muertos y heridos.

ROMANCE- CATASTROFE EN EL PUENTE ZUBIETA.  LEMONA (Bizkaia) 13-06-1920

1-. PRIMERA PARTE

Con lágrimas en los ojos

y el llanto en el corazón

voy a comenzar si puedo

esta triste relación.

El día 13 de junio

de mil novecientos veinte

hubo una fiesta en Urkiola

a la cual fue mucha gente.

Fue el día San Antonio

día de gran romería

donde van mozos y mozas

rebosantes de alegría.

También mujeres y ancianos

van allí a hacer sus ofertas

y después de haberlas hecho

se dirigen a la fiesta.

Bailan y ríen y cantan

rezan e ingieren meriendas

y acabado el festival

se vuelven a sus aldeas.

Así termina la fiesta

tan popular en Vizcaya

y también yo termino aquí

para empezar la parte segunda.


2-. SEGUNDA PARTE

Alegres y placenteros

cantando mozos y mozas

dirígense los romeros

a San Antonio de Urquiola.

Salió desde Arrigorriaga

un autocamión cargado

con cuarenta pasajeros

para el sitio mencionado.

Llegaron hasta Lemona

sin ninguna novedad

mas al pasar por el puente

fue la desgracia fatal.

Dicen que por viraje

hecho sin mala intención

chocó con la barandilla

y el automóvil cayó.

El chófer que lo guiaba

era muy poco capaz

y en punto tan peligroso

perdió la serenidad.

Con una rueda trasera

se partió la barandilla

y no pudieron salvarse

tantas inocentes vidas.

Una vez en el vacío

aquel enorme furgón

de los angustiados pechos

salía esta exclamación.


Auxilio, favor, socorro,

Dios mío, madre querida

que por ir a divertirnos

perdemos aquí la vida.

Una gran montaña de agua

al caer se levantó

y debajo de camión

a todos sepultó.

Apenas se dieron cuenta

de la triste situación

entablaron una lucha

para lograr su salvación.

El agua teñida en sangre

de tantos muertos y heridos

no parecía sino que

todo había concluido.

Con una fiereza tal

que no puede describirse

se agarran unos a otros

para del agua evadirse.

Allí había un matrimonio

que en plena luna de miel

debajo del fatal río

vio perecer su doncel.

Entre estos hay otro caso

que vamos a mencionar

y eran dos enamorados

que íbanse pronto a casar.

Él se llamaba Mariano

y la novia era Francisca

que proyectaban su enlace

para dentro de unos días.

Y con amor puro y santo

su porvenir preparaban

pero la traidora muerte

la vida a los dos arranca.

Eran dos trabajadores

que elaboraban papel

para mantener sus madres

que eran ancianas también.

Y para dar una  prueba

más ardiente del querer

mueren ambos abrazados

como amantes de Teruel.

En cuanto hubo noticias

de esta terrible desgracia

de todos los caseríos

fueron pronto a remediarla.

Principiaron los auxilios

con cuerdas, palos y una lancha

que un señor prestó al instante

que a las víctimas salvara.

Grandes pruebas de valor

se dieron en aquel río

para recoger los muertos

y atender a los heridos.

Uno con la pierna rota

que el autocamión partió

sin cuidarse de sí mismo

de la muerte a tres libró.

Alcalde y autoridades

ténganlo todo presente

y arreglen las carreteras

para evitar tanta muerte.

Ahora a los supervivientes

enhorabuena cordial

y para los otros pobres

sólo nos resta rezar.

El día de San Antonio

triste recuerdo dejó

en el puente de Zubieta

al río un camión cayó.

Unos cuantos desgraciados

en el fondo perecieron

sembrando un día de luto

a Bilbao y al mundo entero.

Y para el año que viene

les voy a recomendar

que a San Antonio de Urquiola

camión no deben de usar.

Un recuerdo dedicamos

a esos pobres desgraciados

que fueron a divertirse

y murieron aplastados.

Si os interesa aqui lo teneis en PDF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *